jueves, 5 de noviembre de 2009

CONCLUSIÓN


El bullying es algo común en esta sociedad, es algo importante porque destruye la autoestima, y la confianza de nuestros niños. Puede llegar a la depresión y la ansiedad. Y le crearán dificultades más graves para adaptarse a la sociedad, comenzará a sacar malas notas y, como mucho, puede llegar al suicidio.

Es por eso que debemos estar atentos, dedicarnos cien por ciento en esta tarea, ya que como docentes estamos en la obligación de tomar medidas para generar cambio, para que ningún niño sufra más y el agresor cambie su actitud, es algo difícil, pero no imposible, ya que vivimos en una sociedad que cada día es mas violenta.

Es importante recalcar el trabajo del docente, muchos están en las aulas por un salario y por cumplir a cabal con la materia para que sus estudiantes se preparen para un examen, pero donde está nuestra verdadera vocación, no es posible que andemos por los pasillos y veamos situaciones de violencia y obviemos, porque no es nuestro problema sino de orientación o dirección. Es hora de que nuestras generaciones de docentes tomen la rienda y se entreguen a una tarea humanitaria porque cuando hacemos un juramento de profesionales en docencia no solo es para el momento sino para toda la vida.

Reflexionemos en la forma de entregar nuestros valores, amor, respeto. No seamos indiferentes frente a esto, ya es hora de hacer algo, algunos dirán que una golondrina no hace veranos pero si todos aportamos un poco el verano aparecerá rápidamente.

Con esfuerzo se puede crear conciencia y así callar los gritos silenciosos de quienes padecen este terrible mal, llamado bullying.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada