jueves, 5 de noviembre de 2009

Prevenir y controlar el acoso escolar

Tanto la familia como la escuela pueden establecer reglas para evitar el acoso escolar

La familia:

La educación es una tarea no solo difícil sino que resulta imprescindible en los niños. Ni los padres ni las madres son expertos, por lo que muchas veces “se cometen fallos” que dificultan la socialización de sus hijos. No obstante, lo más importante es transmitirles los valores, las normas y los comportamientos básicos para poder construir una familia sana.

Los expertos aseguran que el hecho de no tener reglas, ni supervisión ni un cierto control de lo que hacen fuera del colegio o de quiénes son sus amigos o, por el contrario, un control excesivo, demasiada disciplina o la falta de comunicación en la familia, puede ser una de las causas por las que los niños adopten conductas violentas o agresivas.

En la mayoría de los sitios hay ya reuniones y cursos para padres (y madres, se entiende) que pueden orientarlos sobre cómo mantener a sus hijos fuera de este problema escolar conocido como “bullying”. Algunos de las tareas de las familias son:

• Preocuparse por los niños, hablado con ellos. Evita los monólogos o las charlas y/o sermones. Se aprende mucho de los hijos y se les conoce mejor cuando les escuchas.
• Vigila las actitudes de nerviosismo o falta de apetito así como las de insomnio, un rendimiento escolar bajo o fobia escolar…
• Controla y supervisa el comportamiento de tu hijo, observa lo que hace, a dónde va, sus intereses, sus ideas, sus ilusiones; ten cuidado, no obstante, de no cargarlo demasiado, pues esto podría causar justo el efecto contrario.
• Delimita unas normas y unos límites y que sobre todo, intenta que cumpla las más esenciales.
• Enséñale a controlar sus emociones, a comportarse con el resto de la gente para que más adelante sepa convivir con otros sin problemas.
• Observa si tu hijo cambia sus costumbres habituales.

¿Cómo podemos prevenirlo desde el salón de clase?

Para prevenir o reducir la violencia en el centro educativo, no existen recetas mágicas. Es necesario crear un espacio donde, de forma periódica y preventiva, se expongan los problemas que han surgido dentro del aula, a través de diferentes formas:

o Promocionar entre los jóvenes la cultura de la no violencia, eliminando conductas que fomenten la intimidación o la victimización.
o Romper la “conspiración del silencio” que se produce entre las víctimas, los agresores y los observadores.
o Fomentar una comunicación no violenta, con la finalidad de expresar sentimientos, emociones, tensiones y los conflictos que han podido surgir en centro educativo.
Para llegar a tener un espacio idóneo de comunicación, podremos utilizar las siguientes herramientas:
o Crear un clima de confianza que favorezca la comunicación entre los alumnos y disminuya la orientación al profesor.
o Dividir la clase en grupos, donde podamos apreciar los diferentes aspectos del problema con distintos grupos de razonamiento, con diferentes opiniones de estilo u orientaciones.
o Discusión en subgrupos e integración final. La división del grupo en subgrupos va a permitir que los jóvenes participen en la discusión y va a favorecer discrepancias, es muy importante que el alumno participe de la discusión. Para ello proponemos diferentes estrategias:
  • El fomentar la discusión con toda la clase, lo que nos permitirá conocer el problema desde diferentes puntos de vista.
  • A continuación formar pequeños grupos, donde puedan discutir las diferentes perspectivas del problema, las discrepancias y lo más importante, la participación activa.
  • Y cómo último paso, volver a plantear el problema grupo y que cada subgrupo exponga las conclusiones y pautas a seguir.
o Relacionar la discusión con la vida real de los alumnos. Tenemos que hacer ver a los jóvenes, a través de situaciones hipotéticas adaptadas a su nivel de entendimiento, situaciones que se puedan llegar a dar en la vida real.
o Destacar la importancia que la discusión y la representación de los conflictos, es imprescindible que esté dentro de un proyecto de intervención.
o El trabajo grupal es muy importante para prevenir todo tipo de conflicto en las aulas. Es necesario que promuevas un clima adecuado dentro del aula.
o Es importante crear una óptima comunicación, el profesor ideal es el que los escucha, bromea con ellos, se preocupa e intenta comprenderlos. Los alumnos no quieren ver al profesor autoritario y rígido, sino a alguien que pacta con ellos las normas, los hace participes de todo el trabajo en las aulas, los elogia y los ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada